Poemas con cartografía del país imaginario

12 03 2014

Hoy en Pórtico 21 compartimos tres poemas del autor
Omar Garzón Pinto

AQUELARRE EN MACAYEPO

 

Hoy cayeron piedras del cielo.

Cayeron tantas veces que nuestros cuerpos tomaron forma de cantera:

A su choque con el suelo daban gritos de agonía.

Cayeron como truenos cortando hasta el aire en nuestras bocas.

Hoy cayeron piedras del cielo y las ramas deshojadas de los árboles cobraron vida.

A cada paso de su danza vespertina nos quebraban los brazos, las piernas, la voz

y el cuerpo en la montaña ya no era nuestro.

Los montes se alzaron imponentes para ser testigos de la fiesta de los hombres:

Ramas estacadas en los vientres, filos que salían de las venas, piedras en los ojos,

llantos sin destino… Todo en la vitrina de la muerte, todo en el lienzo de la tierra

/ya salada, ya de cal.

Hoy cayeron piedras del cielo.

De su paso por aquí solo queda el rastro de unas sombras y los campos removidos

y las huellas de los niños y esta mano de algún anciano que partió sin ella.

PEREGRINACIÓN A TRUJILLO

 

Y bien, ya estamos aquí

sin decir un solo nombre,

sin cobrar venganza alguna,

acostando nuestras sombras

al lado de los nuestros

y pasa el viento

como un abismo a cada lado.

Todo cabe en una lágrima

y en esta lluvia que nos baja

/por la cara.

Por dentro aún gritamos

cuando la carne ahora es tierra

y nuestro llanto es tierra

/con su carne,

esa tierra en donde caben

todos sus nombres,

esa que nadie recuerda.

Ahí están aunque no los vemos

y los oímos cuando ya no dicen

y les hablamos cuando ya no escuchan.

El recuerdo nos hace uno de nuevo,

nos hace niños a la sombra

de algún árbol del presente

y nos atrevemos a nacer

precisamente aquí

donde la muerte es cada paso.

Nunca había pesado tanto

una flor entre los dedos.

RECIBIENDO A CRISTO EN LA MEJOR ESQUINA

 

Silencio adentro.

Silencio afuera.

Ni latido.

Ni suspiro.

Ni brisa.

Ni lluvia.

Ni voz.

Ni ola.

Ni palmada.

Ni tiempo.

Ni nadie.

Ni nada.

Nada se siente

cuando se tiene

un abismo entre las cejas.

Silencio adentro.

Silencio afuera.

Cristo recién resucitado

acaba de morir de nuevo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

11 04 2014
SERGIO ANTONIO CHIAPPE

Hola poeta! Despertando la memoria. Muy bien compañero bardo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: