Ahorcado

15 06 2016

Vos & yo
y nuestros cuerpos degollados
en una pieza in
grávida

Jacob Steinberg

bajo_la_luna

Comes helado de chips
porque chorrea desde el cielo
y me cae en los pies:

 

Viajas a velocidad luz
y yo tengo láseres
con los que te apunto en la sien.

 

Muerta vos,
me ahorco del menguante.

 

Juntos adornamos el cielo
desnudos de sangre.

 

-Danthe Thenad-

Anuncios




Noviembre: Un cielo inventado

10 02 2016

Hoy en Pórtico 21 compartimos tres poemas seleccionados de la obra Noviembre: Un cielo inventado de la autora Kattia María Soto Kiewit, costarricense actualmente radicada en México D.F.

 

Viajera en el tiempo

Me asusta despertar con tu recuerdo tibio, con mis labios húmedos, con el cuerpo lleno de cicatrices que dejan tus caricias recién esfumadas. Me asusta despertar sintiéndote. Tú tan lejano, y yo que te tengo tan cerca, sintiendo tus besos, mirando tu foto en ese parque donde alguna vez caminé mientras te pensaba, mientras platicaban tu nada y mi “te extraño”.

Sonríes… Y se llena de interrogantes mi mente. ¿De quién habrá sido esa sonrisa? ¿Qué hacías ahí? Y mi sombra que viaja en el tiempo te ronda, la miro en la foto, la miro sentada mirándote, sonriéndole a tu sonrisa, besándote de lejos… Sólo mirándote.

Pasos en fuego

Ato mis manos para no escribirte y en lo profundo de mi mente escucho las voces de siempre que gritan y pelean por desatarlas; y de nuevo caigo a las letras, a decirte una vez más que te extraño: —Soñé contigo la noche pasada, tengo cicatrices de fuego en todo mi cuerpo, mis labios sonríen recuerdo y mis ojos se ciegan para no verte… Como si fuese problema, pues es en las tinieblas de mi mente cuando más te siento. A oscuras el alma camina sobre tus pasos, y desmayo al fuego que vas dejando. Asfixias mi cordura, la que quisiera tener, pero que se ha convertido en sueño. Me como las uñas, me sudan las manos frías al mirarte, siempre a mi lado, frente a mí, o en mis labios, sonriendo, matando la lucidez de algún instante, y mi realidad nuevamente es fuego y sangre, alas perdidas junto a las tuyas, viajera del tiempo, alucinando una realidad que queda después de la puerta.

¡No!, obsesión no

No buscaré un loquero que me llene de pastillas tu presencia, que me diga que te suelte, que te deje ir, no estoy obsesionada contigo, no es eso lo que te digo en estas letras, después de más de media vida escuchando y mirando tus sombras.

No es obsesión, no es enfermedad, aunque sé que se enferma el corazón de ausencias. Pero, contigo, puedo estar acá y regresar allá. Viajera en el tiempo: eso es lo que soy; viajera en tus risas, en tus instantes compartidos y en esos segundos que estás ausente, estando en mi presencia…

¿Enfermedad?… ¡quizás!… conocida y sentida por todos. ¡Sí!, quizás sí; quizás ésta sea mi única enfermedad, la que siempre voy a negar a los demás, menos en letras.





Una persona maleducada

1 10 2014

Hoy en Pórtico 21 compartimos el poema “Una persona maleducada” del autor
Milton López Tarabochia

 

No se puede
entrar a su mundo
respirando
con la boca abierta.
Y es que usted
se levanta cada mañana
pensando en las
flores cortadas
que no saben de ecología,
porque nadie les enseñó.
Al igual que
ha despedirse
a última hora
mirando el reloj.

Le dije a alguien
que quizá,
tan solo quizá,
porque solo en la
probabilidad
puede estar uno seguro
de estarse en el mismo
lugar
en que usted
se sentó a verme los labios
(Solo a reírles
y con buena ortografía)
Que en cada
punto de la tierra
existe alguien viviendo,
y eso es tenebroso,
verborrágico,
porque ya nadie
vive por alguien.

Y es que uno ama,
aunque
me tilden
de maleducado,
con el lenguaje inflamado
de un viernes
en segunda persona.





Poemas “Áncora” y “Juicio”

2 07 2014

Hoy en Pórtico 21 compartimos dos colaboraciones literarias del poeta y narrador ecuatoriano Joce Deux.

 

ÁNCORA

una gota es existencia-no
lágrima
ígnea marejada de ácaros
polvo

un desierto es la habitación del diablo
de la desolación
de la embriaguez
un acantilado
y monedas en la entrepierna de la mujer
que prometió bailar frente a los santos
homosexuales de la historia

un destino es una trampa
el bozal de dios
la vejez postrada en los ojos de niños
es una circunferencia
en la que las arrugas
tocan al vientre abultado
que será putrefacción

una gota es existencia-no
que cae sobre el desierto

su destino es desaparecer-no

 

JUICIO

era un espejo
un vientre reflejado en la arena
una espuela clavada en el ojo de dios
un silencio recriminando a los sordos
el exilio de la impermanencia

era una luz clavada
en la ceguera
una lágrima amarrada a las comisuras de la boca de un cadáver
era de esas cosas sepias
que atesora un anciano que no aprende cómo morir

era su escena
su apetencia
mi puñal y su carne
y era su palabra contra la mía





Cuatro poemas de Vanegas

19 06 2014

El autor colombiano Yonny Vanegas comparte cuatro de sus más recientes creaciones poéticas en Pórtico 21.  Vanegas es Licenciado en Humanidades y Lengua Castellana, se dedica a la docencia, gestión cultural y a la escritura de poesía.

 

 

MORANDI

 

Los objetos

buscan

la levedad del aire

 

una permanencia

sin ataduras

como si quisieran

liberarse

de su propia sombra

 

UNA FLOR PARA MONET

 

En la quietud

se desata la belleza

 

Una flor

 

equilibrista

entre el tiempo

Y el abismo

 

EN EL DESIERTO

 

Un anciano se detiene en la mitad del camino

y dice a los sedientos:

“no esperen nada y sean uno con el viento”

 

POÉTICA

El flautista desde su círculo

Desata una oscura melodía:

Las palabras llegan   limpias a la orilla

Pero el vuelo del mirlo

Las espanta.





Creación literaria: Poesía de Sebastian Zampatti

14 05 2014

Hoy compartimos los textos del autor Sebastian Zampatti, los cuales fueron publicados en diferentes medios digitales e impresos e incluidos en la Revista “ADET”, de la Asociación de Escritores Tandilenses.

 

Se quitó una basurita del ojo,

una piedrita del zapato

que no la dejaba caminar en paz,

se desprendió un pelusa del saco,

un pelo blanco del gato

del pulóver más elegante.

Sacó mi nombre de su agenda

y ahora vive sin mí.

 

 

Pero vos (poema I)

 

Han hecho pedazos el mundo:

han arruinado las cosechas,

han envenenado el agua,

han soltado enfermedades en el aire.

 

Han excavado, perforado, talado, consumido,

arruinado

absolutamente todo

o casi todo

─poco les falta en verdad.

 

Allí donde encontraron una montaña dejaron un pozo.

Allí donde encontraron un pozo dejaron una fosa común.

 

Han tomado el mundo para ellos, se lo han quedado,

han convertido la mitad en una fábrica

inmensa y todopoderosa

han convertido la mitad en un basural

inmenso y nadapoderoso.

 

Se han repartido el globo según ellos

y desde una pequeña ventanita en lo más alto de esa fábrica

gobiernan el mundo

y todo lo que en él respire o se mueva.

 

Pero vos

todavía estás,

nosotros

todavía estamos.

Esto no ha acabado.

 

 

Que nadie nos despierte ahora que estamos soñando

que nadie nos diga cuánto

ni cómo

ni hasta dónde

podemos llevar nuestros pies.

 

Hoy desperté con la sordera agudizada

con los tapones en los oídos para dormir

enterrados en la raíz del cerebro

en esa parte todavía reptiliana de aprendiz de lagarto.

 

Tengo un vidrio roto, una puerta con llave

dos ventanas medio abiertas

o medio cerradas

─decida usted que mitad prefiere ver─

un par de zapatos casi del tamaño de los pies

una remera vieja para dormir

y un libro que nunca leí.

 

Hoy soy un poema sin sentido, desgarbado

una falta de ganas de hablar, de sonreír

una necesidad de café creciendo

como hemorragia interna

un estómago cerrado a las versiones.

 

Vengo a dar una respuesta clara:

no tengo respuestas claras

a tantas preguntas iluminadas

ni a tanta sensación de murciélago

sin Robin ni Comisionado.

 

Soy también este, esto, y aquello

de más allás

o nada.

¿A quién le importa? Ni siquiera a mi

me desvela esta preocupación,

reina y madre de todas las preguntas

vuelo de abeja amargada.

 

Esto es miel descafeinada: piernas sin gluten

culos para aprender a defenderse

con los dientes.

Lunes ocho de la mañana un sábado a la tarde

tu boca cerrada mi ejército en las puertas

de una cuidad sitiada

 

Soy la palabra vestida de época

desnudo y despierto

esperando

 

Tu ven, yo invento el desierto.





“Edipo” y “Refulgencia”

30 04 2014

Hoy en Pórtico 21 compartimos dos colaboraciones literarias del poeta y narrador ecuatoriano Joce Deux.

 

EDIPO

quién canta e incendia edificios
cuelga de sus amígdalas
el revólver plateado que espanta a las esfinges

quién abraza el abanico de la postración
columpia su niñez en el péndulo del hastío
rompe la sombra y se declara culpable
frente a todos los espejos

quién toca el timbre de los escombros
que alguna vez fueron casas
y abre su pecho
para mostrar en las vitrinas
su precio en rebaja

quién abre las ventanas
quién pone discos de vinilo
y lame las huellas que deja el fantasma de su padre
quién…
quién…
…deja sus ojos en el perchero
y se va a dormir
con su madre

 

REFULGENCIA

prefiero el abismo
a la cuerda floja

el golpe
al silbido de municiones

el sexo sin amor
al amor sin buen sexo

prefiero el vino en una boca séptica
que los verbos que domestican al instinto

y sí
prefiero correr
a tener que regresar