Creación literaria: Poesía de Sebastian Zampatti

14 05 2014

Hoy compartimos los textos del autor Sebastian Zampatti, los cuales fueron publicados en diferentes medios digitales e impresos e incluidos en la Revista “ADET”, de la Asociación de Escritores Tandilenses.

 

Se quitó una basurita del ojo,

una piedrita del zapato

que no la dejaba caminar en paz,

se desprendió un pelusa del saco,

un pelo blanco del gato

del pulóver más elegante.

Sacó mi nombre de su agenda

y ahora vive sin mí.

 

 

Pero vos (poema I)

 

Han hecho pedazos el mundo:

han arruinado las cosechas,

han envenenado el agua,

han soltado enfermedades en el aire.

 

Han excavado, perforado, talado, consumido,

arruinado

absolutamente todo

o casi todo

─poco les falta en verdad.

 

Allí donde encontraron una montaña dejaron un pozo.

Allí donde encontraron un pozo dejaron una fosa común.

 

Han tomado el mundo para ellos, se lo han quedado,

han convertido la mitad en una fábrica

inmensa y todopoderosa

han convertido la mitad en un basural

inmenso y nadapoderoso.

 

Se han repartido el globo según ellos

y desde una pequeña ventanita en lo más alto de esa fábrica

gobiernan el mundo

y todo lo que en él respire o se mueva.

 

Pero vos

todavía estás,

nosotros

todavía estamos.

Esto no ha acabado.

 

 

Que nadie nos despierte ahora que estamos soñando

que nadie nos diga cuánto

ni cómo

ni hasta dónde

podemos llevar nuestros pies.

 

Hoy desperté con la sordera agudizada

con los tapones en los oídos para dormir

enterrados en la raíz del cerebro

en esa parte todavía reptiliana de aprendiz de lagarto.

 

Tengo un vidrio roto, una puerta con llave

dos ventanas medio abiertas

o medio cerradas

─decida usted que mitad prefiere ver─

un par de zapatos casi del tamaño de los pies

una remera vieja para dormir

y un libro que nunca leí.

 

Hoy soy un poema sin sentido, desgarbado

una falta de ganas de hablar, de sonreír

una necesidad de café creciendo

como hemorragia interna

un estómago cerrado a las versiones.

 

Vengo a dar una respuesta clara:

no tengo respuestas claras

a tantas preguntas iluminadas

ni a tanta sensación de murciélago

sin Robin ni Comisionado.

 

Soy también este, esto, y aquello

de más allás

o nada.

¿A quién le importa? Ni siquiera a mi

me desvela esta preocupación,

reina y madre de todas las preguntas

vuelo de abeja amargada.

 

Esto es miel descafeinada: piernas sin gluten

culos para aprender a defenderse

con los dientes.

Lunes ocho de la mañana un sábado a la tarde

tu boca cerrada mi ejército en las puertas

de una cuidad sitiada

 

Soy la palabra vestida de época

desnudo y despierto

esperando

 

Tu ven, yo invento el desierto.

Anuncios