Los herederos de Sergio Muñoz

11 01 2012

Título: Los herederos

Autor: Sergio Muñoz

Género: Cuento. Premio ECR 2011

Páginas: 110

ISBN: 978-9977-23-973-6

Reseña: Este conjunto de relatos es un notable ejemplo de la narrativa costarricense contemporánea: el tema que los unifica es el mundo de la marginalidad urbana, en particular de la ciudad de San José, con sus contradicciones, embrollos, afirmaciones y desencuentros.
Con destreza y sobriedad, la obra acude a un lenguaje arriesgado y desmitificador; las narraciones deambulan por los rincones, a veces sórdidos, de la ciudad. Nos hablan de seres olvidados y heroicos; aventureros y derrotados; rendidos ante su porvenir y atrapados en el abandono de sus vidas contrahechas.
Son los herederos de un sistema que ya no funciona, pero también los caudillos que desafían sus propias limitaciones.

Sobre el autor

Sergio Muñoz Chacón (Desamparados, Costa Rica, 1963). Escritor e Investigador Social.
Publicó su primera novela Los dorados, editada por Editores Alambique, en el 2000, de la cual se realizaron dos reimpresiones. Actualmente, se encuentra en prensa una segunda edición por parte de la Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.
El artículo “De soledades e historias en tiempo de claveles”, que analiza la obra Tiempo de claveles de la escritora Tatiana Lobo, fue publicado por la Revista de Comunicación, en noviembre del 2002.
Urbanos, volumen de cuentos, recibió el Premio Editorial Costa Rica en el 2002. Selecciones de esta publicación han sido incluidas en las antologías Tiempo de narrar cuentos centroamericanos (Guatemala, Editorial Piedra Santa, 2007) y Cuentos del paraíso desconocido. Antología última del cuento en Costa Rica (Ayuntamiento de Cádiz, España, 2008).
El cuento “Un cumpleaños tranquilo” fue publicado en “Áncora”, Suplemento Cultural del periódico La Nación, Costa Rica, el 29 de febrero del 2004.
La novela Hasta encontrarnos de nuevo fue publicada por la Editorial Norma, en la colección La Otra Orilla, en el 2008.

En la revista Pórtico 21, número 1, año 2011, se publicó el cuento “Culo con culo” de la obra antes reseñada.

Anuncios




Anticipo del Premio Editorial Costa Rica 2011

27 07 2011

En el primer número de la revista publicaremos un cuento de Sergio Muñoz, titulado “Culo con culo” de Los Herederos, obra ganadora del Premio Editorial Costa Rica de este año.

El jurado destacó la calidad técnica y la organización de la estructura narrativa de los relatos que integran esta obra. Además, su estilo ágil en la exposición de los temas y situaciones; el uso de un lenguaje sobrio y directo, decididamente vernáculo.

En definitiva, los temas predominantes del libro se relacionan con el mundo de la marginalidad urbana, básicamente asociable al San José actual.

“Esta vez la moto era un animal desbocado, que corría sin saber a dónde, nada más esquivando bultos borrosos, impulsado por los latidos frenéticos en su pecho. Cuando por fin se detuvo, se encontraba frente a la caseta del guarda de un condominio, que lo miraba desconfiado. Recuperando la calma lo saludó y recorrió un par de calles hasta orientarse. “¡Puta, ya es tardísimo! Voy a llamar a la Negra, para decirle que me atrasé en las entregas. Para contentarla le voy a llevar algo de comer”.

“Las Gordas” es una soda reconocida por taxistas, mensajeros y trasnochados como el mejor “culo con culo” de los Hatillos: una barra de concreto mirando a la calle y doce bancos empotrados en el piso, donde se acomodaban cadera con cadera los obesos clientes; famosa por sus casados, gallo pinto, sándwiches de huevo y chorizo, que atraen clientes toda la noche. Llegó a la esquina del negocio, parqueó la moto entre dos taxís y le costó encontrar un espacio entre la clientela desde el cual llamar la atención de las cansadas dependientes.

Por fin logra que las atareadas cocineras  le sirvan una taza de café negro hirviendo, que apura sin importarle quemarse la lengua, mientras aguarda el pinto con huevo para llevar. Todavía le tiemblan un poco las manos, pero ya se va sintiendo más tranquilo. No le dirá nada a su mujer, ya se angustia bastante al despedirlo cada mañana y quedarse frente al televisor, con el temor de encontrar su nombre en los noticieros, repletos con notas de sucesos”.